MENÚ
Cargando...

De puño y letra |  El peronismo de Chubut cruje en medio de la pandemia

Por Renato de la Cruz - Comienzan a configurarse dos grandes grupos. El partido del «poder nacional», dividido por peleas añejas, y algunas nuevas. El plan de Arcioni para el turismo. ¿Qué pasa con el reemplazo de Meiszner?

Por REDACCIÓN CHUBUT

Nunca es el...
...momento. Menos, en pandemia. Pero «la interna» siempre está. La madre de todas las roscas que parece atravesar de modo horizontal la vida política de Chubut, aparece de nuevo. Esta vez, en una soterrada disputa por la supremacía peronista local. No se trata ya de ideas, ni de «sellos», ni de cargos. Es el poder real, como siempre que se discute en el peronismo.

Hay contextos paralelos. Uno, el de la pandemia, obligó a todos a reagrupar fuerzas vía Zoom, o plataformas equivalentes. Así, reuniones que antes ocurrían cada tanto, comenzaron a suceder ahora a tiempo completo. Con un adicional: estos sistemas sólo funcionan bien si los participantes hablan de a uno a la vez, lo que de por sí constituye una novedad de relevancia en las costumbres de la política.

El otro marco de referencia es de orden práctico. El 3 de diciembre deben asumir nuevas autoridades del Partido Justicialista, que reemplacen a una conducción actual que ya fue prorrogada y que -francamente- ha sido vaciada de autoridad por todo el mundo. Cada vez que habla su presidente Ricardo Mutio, alguien lo «manda» a desmentir. Es que el proceso anterior fue traumático, con discusiones sobre quiénes eran más o menos peronistas que otros, o con derecho a pertenecer o no a las filas del partido. De todo eso, Ricardo Mutio salió como presidente, con el apoyo de Carlos Linares. Ricardo Sastre y Adrián Maderna, peronistas con votos, fueron relegados.

El peronismo de Chubut siempre nos regala...


...alguna interna sabrosa. Para no hacer arqueología peronista, veamos los años desde 2003 hacia aquí, con la llegada de Mario Das Neves al poder. El único que fue tres veces gobernador y el peronista más trascendente de la provincia, que debió ganar elecciones con otros partidos, incluso. Como sea, son recordadas las peleas e internas entre Marcelo Guinle y Das Neves, luego fue el «divorcio» de Das Neves del kirchnerismo y la pelea feroz con Carlos Eliceche y Norberto Yauhar, generadores del «Nuevo Espacio» y del kirchnerismo local que enfrentó al propio gobernador. Más tarde pasamos a la pelea Buzzi y Mac Karthy versus Das Neves, también, y luego las refriegas eran entre buzzistas y mackarthystas. Esta simplificación no puede ocuparse, en razón del espacio, de todo lo que ocurrió después.

Ahora, se reedita una pelea entre una parte del peronismo en la que hay varios dirigentes como el intendente de Comodoro Juan Pablo Luque, la senadora nacional Nancy González, José Arrechea, y varios más, que rechazan con fuerza la incorporación de Adrián Maderna y Ricardo Sastre, al peronismo.

La bolilla negra alcanza a Jorge «Loma» Avila, el dirigente petrolero. Son, básicamente, dirigentes que participaron de Chubut Al Frente, la fuerza que depositó a Mariano Arcioni en Fontana 50.


Del otro lado hay otros «pesos pesados» como Carlos Linares, Carlos Eliceche, Norberto Yauhar, por ejemplo. Aún con las diferencias entre ellos, podría decirse que el Frente Peronista de Gustavo Mac Karthy está más cerca del primer grupo, que del segundo.

Hechas las presentaciones...


...hay que hablar de las hostilidades. Por ahora, y con la pandemia de por medio porque nadie quiere ser descubierto «haciendo política» mientras hay gente que no come o que no puede trabajar; es todo muy soterrado. Las reuniones se suceden. Al muy difundido cónclave en la chacra del esposo de una legisladora madernista, más de un mes atrás, se siguieron muchas conversaciones, incluso una cena en casa de Carlos Eliceche, otra reunión en oficinas de Ricardo Sastre, más todo tipo de conversaciones.

Mac Karthy hace su propio trabajo. Nada convoca más que la emergencia, y ello hizo que se reactivasen la militancia aunque fuere online y las conversaciones. Uno de los más activos es el ex intendente de Trelew y ex vicegobernador. Se lo ve muy cerca de Juan Pablo Luque, y con «cero» ganas de discutir si Maderna, Sastre, o todos los que se fueron con el dasnevismo «sí o no». Su postura será que hay una carta orgánica del partido y unas reglas que deben cumplirse.

Podría anotarse un tercer grupo como fiel de la balanza, pero que es importante porque es el que tiene «la franquicia» de Cristina: El diputado Santiago Igón y La Cámpora, más sectores neokirchneristas afines.


El horizonte tiene dos escalas, 2021 y 2023. Las elecciones del partido -que podrían ocurrir en octubre o noviembre- son importantes porque será «con este partido» como bien explicó un dirigente, que se llegará a las elecciones de gobernador en 2023, cuando haya que optar por un sucesor para Mariano Arcioni.

La pregunta es...


...cuanto de esto les importa a peronistas con votos en la región, como Ricardo Sastre o Adrián Maderna. El «mellizo» busca no lesionar más su relación con Arcioni y por estos días está «entretenido» igual que su hermano Gustavo por el conflicto entre el gremio de los marineros y las empresas del sector. Maderna, sólo quiere pensar en su plan para reconvertir y reactivar el parque industrial de Trelew, y que se convierta en un polo de atracción e inversión de nuevas tecnologías y empresas para generar trabajo, en la zona del Valle donde más hará falta.

Es verdad que los índices sanitarios nacionales y los de Chubut en particular son aceptables si comparamos con otros países y regiones, que llegaron al pico de casos en un verdadero desastre de contagios de coronavirus. Incluso, a pesar de que en Comodoro Rivadavia se podría llegar a 300 infectados en pocas semanas más. Pero el costo ha sido el de una verdadera ruina para la economía.

Ni Sastre ni Maderna parecerían tener demasiadas ganas ahora de hablar de peronismo. Pero deberán hacerlo más temprano que tarde, porque el vehículo electoral oficialista podría estar muy complicado el año que viene, a causa de la crisis económica que va a afectar al país (las consultoras ya hablan de quince puntos de caída de la economía), y a la provincia en particular.

En el medio, un detalle no pasó desapercibido. Alguien mandó a Ricardo Mutio, presidente del PJ, a decir que estaba «hablando» con Maderna y Sastre. Lo desconocieron totalmente. Todos. Pero esa operación tuvo un «padre» de la criatura.


Las inclusiones de Maderna y Sastre serán el motivo, o la excusa para mantener las diferencias. Pero la pelea es por el poder. Como corresponde en el peronismo, justamente ahora que son el partido del presidente y la vicepresidenta.

El presidente de Petrominera...


...Javier Touriñán podría estar deshojando la margarita, para ver si ocupa o no el puesto de Secretario General de la Gobernación que le propuso el gobernador Mariano Arcioni, en reemplazo de Andrés Meiszner. El sitial en el gabinete equivale al de un «jefe» de los ministros.


«Ministro con muñeca política se necesita» decía el aviso, y ahí fue Arcioni por Touriñán, un histórico del peronismo comodorense.

El asunto es que el «convocado» no dijo que sí, un que no. Quienes han conversado con él dijeron que está más cerca de aceptar la propuesta del gobernador, quien le habría dado plazo hasta mañana martes. 

En tanto, Touriñán ya habría dejado trascender a sus amigos de la política que tiene ganas de aceptar, que le resultaría desafiante... pero que en caso de no hacerlo, no le quedaría más que irse también de Petrominera. Esto último no sería un problema para Arcioni. Sobran buenos candidatos para la petrolera estatal. No así para una suerte de «coordinador de gabinete», aunque se llame «secretario».

En el gobierno había cierta satisfacción...


...por el ambiente que se encontraron con los prestadores turísticos de la provincia, que está realmente en la lona y comiéndose ahorros, capital, y endeudándose para subsistir en medio de la pandemia. El turismo es una de las actividades prohibidas a nivel nacional y nada hace pensar que ello cambiará el próximo fin de semana, cuando el gobierno de Alberto Fernández decida cómo seguir la cuarentena.

La «declaración de emergencia» vendrá con un fondeo del sector, pero que comenzaría a aplicar después de la pandemia. «Les hicimos saber que deben entender que no podemos dar exenciones impositivas... necesitamos seguir recaudando incluso para poder asistirlos», dicen en el gobierno. 


El sector pulsea por una ley nacional, y tuvieron un primer revés en comisiones de diputados de la Nación la semana pasada. Aunque los proyectos en disputa -uno de ellos del radicalismo sí declara la emergencia- aún deben pasar por otras comisiones, y los tiempos de la política no son los de las empresas que necesitan subsistir ya mismo.

Hay bastante diferencia entre lo que el sector les pide a los gobiernos nacionales y provinciales, y lo que las administraciones de un país en crisis pueden ofrecer. No obstante, en el gobierno provincial idearon unos ejes para «la asistencia y la recuperación».

Armarían un «Comité de Asistencia y Recuperación del Sector Turístico del Chubut» coordinado por el Ministerio de Turismo y Areas Protegidas, integrado por distintas reparticiones e instituciones del sector público provincial y representantes de la Cámara Argentina de Turismo del Chubut. La idea es que presentan en dos semanas un plan a Arcioni, de asistencia. Ese plan «ordenador» debe contener el paquete de medidas económicas, impositivas, tributarias, laborales y todas las que deban gestionarse ante Nación, o implementarse en la provincia. Eso es para la asistencia. Y luego deberá venir un plan de «recuperación».

Hay muchas ideas en danza...


...como subsidios, planes de pagos, eliminación o postergación de impuestos, reducción de tasas bancarias, fondos especiales. Todo es posible. Pero lo que sea que se haga debe hacerse rápido, porque las empresas y los trabajadores, y sus proveedores, no pueden esperar más. El turismo es un sector que ya lleva cien días sin trabajar. Ahora que proponen arrancar con un comité para analizar la asistencia y la recuperación, deben trabajar contrarreloj.

Cuando trabaja el turismo, no es que sólo van a facturar alojamientos, restaurantes, hotelería. Trabajan todos: mantenimiento, panaderías, lavanderías, jardineros, electricistas, albañiles. Más todo el personal de cada emprendimiento turístico. Es mucha gente, que hoy está al borde de la desesperación. En una actividad que para varias ciudades de Chubut es la principal fuente de ingresos.

La foto de la semana

Las contracaras de nuestra vida social y política. Chubut fue noticia nacional en la semana que pasó, por dos hechos. Ambos aparecen retratados aquí. En una de las imágenes, aparece Lucila Roth, prestadora turística local. Participó de una reunión vía Zoom con la Cámara de Diputados de la Nación, Comisión de Turismo. Se quebró en llanto al pedir por favor por el socorro de nuestra industria turística. En la otra foto, el allanamiento a las oficinas que ocupaba la ex ministra Cecilia Torres Otarola. Ella también fue noticia nacional, pero por el caso «Ñoquis calientes». La gente de trabajo, y las sospechas de corrupción. Ambas componen nuestra sección de Foto de la Semana.

Dudas y conflicto a la vista, por la vuelta a las escuelas

Mientras las escuelas de gestión privada en Chubut barajan agosto como el mes de retorno a clases presenciales, en el ámbito público siguen pensando que septiembre sería lo más conveniente para que los chicos vuelvan a las aulas, sobre todo por la cuestión climática.

Pero la pandemia de coronavirus y su consecuente cuarentena, colocaron bajo una pátina el hecho de que los conflictos gremiales no disminuyeron en Chubut: Sólo tuvieron cierto impasse acompañando el aislamiento social obligatorio.


Es por eso que vuelve a ponerse en duda que los docentes del ámbito público en Chubut estén dispuestos a regresar al dictado de clases en tiempos de readaptación. El escalonamiento salarial se ha profundizado.

La ministra Florencia Perata ha tenido que atravesar un ciclo lectivo marcado por la virtualidad, que tampoco tuvo una continuidad homogénea. A los problemas de conectividad en algunos puntos de Chubut, se suma el reclamo docente que interrumpió el contacto a través de las plataformas. A todo ello se suma lo prolongado de una cuarentena que sigue mostrando diversas consecuencias; en este caso, varios fueron los alumnos por ejemplo del nivel secundario que abandonaron y no volvieron a conectarse con el colegio, sus docentes e incluso con sus compañeros. Es difícil desde el Ministerio de Educación establecer estadísticas claras en este contexto, pero la deserción escolar se acentuó en las actuales características educativas.

A todo esto, el regreso a las aulas deberá ser paulatino y con medidas concretas de prevención que ya acordaron las autoridades educativas y sanitarias de la Nación con los representantes provinciales. Aunque algunas cuestiones parecen impracticables, incluso cuando parecen pensadas para una escuela ideal de 20 alumnos en cada grado, cuando es sabido que en algunos casos se amontonan hasta 40 chicos en un aula. Las tandas para clases presenciales deberán ser al menos tres, mientras el resto continuará a través de la conexión virtual. Y después está la cuestión edilicia, que no debería sorprender a nadie en Chubut porque ya el año pasado hubo varios establecimientos que no pudieron dictar clases por problemas de calefacción, con los techos, con las paredes, en fin, con sus construcciones y falta de mantenimiento.

¿Pudo haber mejorado esa situación desde marzo a la fecha? Es probable que en algunos casos sí. Pero pensemos que el ministro de Infraestructura, Gustavo Aguilera, no ha tenido participación en las habituales conferencias de prensa del Comité de Emergencia durante la cuarentena. Debe interpretarse que no tendría nada que comunicar. Aunque claro, si de algo habrían servido estos casi cuatro meses sin actividad en las escuelas, sería para ponerlas en condiciones. Aunque la dura situación económica y financiera no lo permitiría.

¿Podrá Aguilera convencer a Fabián Puratich, de que las escuelas estarán listas para la reapertura? Y la ministra Perata ¿acordará el regreso a las aulas de los docentes? Las respuestas deberían haber estado definidas hace ya algún tiempo para poner fin a tantas interrupciones a la educación de nuestros chicos.

Pasame una de «Los locos Addams»

El programador de las funciones de autocine en Rawson es un genio de las ironías, y merece ser destacado.
Como se sabe, el edificio de la Legislatura Provincial hizo de «pantalla gigante», con su formato cóncavo, para la proyección de películas en el formato «autocine». Como se sabe, uno de los films proyectados fue una de la saga de la Familia Addams, esos locos adorables de décadas atrás, adoradores de los monstruos.
Nunca tan propicio. En la Casa de las Leyes existen desde «Dedos», hasta «Tío Cosas», «Morticia», y el «Tío Lucas».

... Se dice que

...en Trelew hay bronca en cierta militancia peronista. Gente que quedó complicada por la pandemia y que no estarían recibiendo en la comuna la ayuda que habrían esperado. 

...es por eso que entre dirigentes que tienen trabajo, han hecho una «vaquita» para «bancar a algunos de los compañeros».

...esta «diferencia» debe anotarse, como en las series de Netflix, en la larga enemistad entre el grupo político que conduce la Municipalidad con Adrián Maderna al frente, y el Frente Peronista que postuló a Florencia Papaiani a la intendencia de la ciudad en las elecciones del año pasado.

...hay gente original para la maldad. Empezaron a aparecer calcos hirientes en la «trompa» de algunos vehículos que circulan por la zona, con leyendas «al revés» para que se lean por el espejito. En el gobierno se enojaron y andan haciendo averiguaciones.

...el conflicto del SOMU en Puerto Madryn mantiene cierta tensión entre los jefes políticos del Golfo, Ricardo y Gustavo Sastre, y Fontana 50. El intendente de Madryn dio apoyo a los trabajadores en conflicto. En el gobierno piensan que se están comiendo este problema «de arriba». Lo comisionaron de nuevo al secretario de pesca Adrián Awstin, para ver si puede mediar en la discusión entre las cámaras empresarias y el SOMU.

...igual las cosas entre Awstin y el SOMU no están de lo mejor. Le reclamaron por el amarre del «Santorini», un buque cuya tripulación completa dio positivo de Covid 19 semanas atrás.

...hablando de coronavirus, la preocupación en Comodoro Rivadavia es extrema. Cuentan que ya hay un 85% de camas ocupadas de cuidados intensivos sumando el sector público y el privado, y ello sin pacientes de coronavirus.

...la ciudad cabecera del sur ya tiene unos 150 casos registrados pero casi un centenar activos. Parece que el gobernador Arcioni intentará llevar esta semana a la Secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, la funcionaria que aparece en casi todos los partes diarios televisados del gobierno nacional.

...hay bronca en el sector turístico de Trelew con la diputada nacional Estela Hernández.

...ello es porque la legisladora -en comisión- no votó la declaración de emergencia para la actividad, proyecto que fue elaborado por el diputado radical chubutense Gustavo Menna, presentado junto al presidente del partido también diputado nacional Alfredo Cornejo. La legisladora votó un proyecto del oficialismo que no declara la emergencia. Parece que los empresarios locales le dijeron de todo. Arden grupos de WhatsApp y redes sociales. Es entendible. Fue dos veces concejal, diputada provincial, actualmente legisladora nacional, y ahora le dio la espalda al proyecto que pedían los prestadores turísticos, incluso los locales.


 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

De puño y letra |  El peronismo de Chubut cruje en medio de la pandemia

Por Renato de la Cruz - Comienzan a configurarse dos grandes grupos. El partido del «poder nacional», dividido por peleas añejas, y algunas nuevas. El plan de Arcioni para el turismo. ¿Qué pasa con el reemplazo de Meiszner?

Foto de la semana.

Nunca es el...
...momento. Menos, en pandemia. Pero «la interna» siempre está. La madre de todas las roscas que parece atravesar de modo horizontal la vida política de Chubut, aparece de nuevo. Esta vez, en una soterrada disputa por la supremacía peronista local. No se trata ya de ideas, ni de «sellos», ni de cargos. Es el poder real, como siempre que se discute en el peronismo.

Hay contextos paralelos. Uno, el de la pandemia, obligó a todos a reagrupar fuerzas vía Zoom, o plataformas equivalentes. Así, reuniones que antes ocurrían cada tanto, comenzaron a suceder ahora a tiempo completo. Con un adicional: estos sistemas sólo funcionan bien si los participantes hablan de a uno a la vez, lo que de por sí constituye una novedad de relevancia en las costumbres de la política.

El otro marco de referencia es de orden práctico. El 3 de diciembre deben asumir nuevas autoridades del Partido Justicialista, que reemplacen a una conducción actual que ya fue prorrogada y que -francamente- ha sido vaciada de autoridad por todo el mundo. Cada vez que habla su presidente Ricardo Mutio, alguien lo «manda» a desmentir. Es que el proceso anterior fue traumático, con discusiones sobre quiénes eran más o menos peronistas que otros, o con derecho a pertenecer o no a las filas del partido. De todo eso, Ricardo Mutio salió como presidente, con el apoyo de Carlos Linares. Ricardo Sastre y Adrián Maderna, peronistas con votos, fueron relegados.

El peronismo de Chubut siempre nos regala...


...alguna interna sabrosa. Para no hacer arqueología peronista, veamos los años desde 2003 hacia aquí, con la llegada de Mario Das Neves al poder. El único que fue tres veces gobernador y el peronista más trascendente de la provincia, que debió ganar elecciones con otros partidos, incluso. Como sea, son recordadas las peleas e internas entre Marcelo Guinle y Das Neves, luego fue el «divorcio» de Das Neves del kirchnerismo y la pelea feroz con Carlos Eliceche y Norberto Yauhar, generadores del «Nuevo Espacio» y del kirchnerismo local que enfrentó al propio gobernador. Más tarde pasamos a la pelea Buzzi y Mac Karthy versus Das Neves, también, y luego las refriegas eran entre buzzistas y mackarthystas. Esta simplificación no puede ocuparse, en razón del espacio, de todo lo que ocurrió después.

Ahora, se reedita una pelea entre una parte del peronismo en la que hay varios dirigentes como el intendente de Comodoro Juan Pablo Luque, la senadora nacional Nancy González, José Arrechea, y varios más, que rechazan con fuerza la incorporación de Adrián Maderna y Ricardo Sastre, al peronismo.

La bolilla negra alcanza a Jorge «Loma» Avila, el dirigente petrolero. Son, básicamente, dirigentes que participaron de Chubut Al Frente, la fuerza que depositó a Mariano Arcioni en Fontana 50.


Del otro lado hay otros «pesos pesados» como Carlos Linares, Carlos Eliceche, Norberto Yauhar, por ejemplo. Aún con las diferencias entre ellos, podría decirse que el Frente Peronista de Gustavo Mac Karthy está más cerca del primer grupo, que del segundo.

Hechas las presentaciones...


...hay que hablar de las hostilidades. Por ahora, y con la pandemia de por medio porque nadie quiere ser descubierto «haciendo política» mientras hay gente que no come o que no puede trabajar; es todo muy soterrado. Las reuniones se suceden. Al muy difundido cónclave en la chacra del esposo de una legisladora madernista, más de un mes atrás, se siguieron muchas conversaciones, incluso una cena en casa de Carlos Eliceche, otra reunión en oficinas de Ricardo Sastre, más todo tipo de conversaciones.

Mac Karthy hace su propio trabajo. Nada convoca más que la emergencia, y ello hizo que se reactivasen la militancia aunque fuere online y las conversaciones. Uno de los más activos es el ex intendente de Trelew y ex vicegobernador. Se lo ve muy cerca de Juan Pablo Luque, y con «cero» ganas de discutir si Maderna, Sastre, o todos los que se fueron con el dasnevismo «sí o no». Su postura será que hay una carta orgánica del partido y unas reglas que deben cumplirse.

Podría anotarse un tercer grupo como fiel de la balanza, pero que es importante porque es el que tiene «la franquicia» de Cristina: El diputado Santiago Igón y La Cámpora, más sectores neokirchneristas afines.


El horizonte tiene dos escalas, 2021 y 2023. Las elecciones del partido -que podrían ocurrir en octubre o noviembre- son importantes porque será «con este partido» como bien explicó un dirigente, que se llegará a las elecciones de gobernador en 2023, cuando haya que optar por un sucesor para Mariano Arcioni.

La pregunta es...


...cuanto de esto les importa a peronistas con votos en la región, como Ricardo Sastre o Adrián Maderna. El «mellizo» busca no lesionar más su relación con Arcioni y por estos días está «entretenido» igual que su hermano Gustavo por el conflicto entre el gremio de los marineros y las empresas del sector. Maderna, sólo quiere pensar en su plan para reconvertir y reactivar el parque industrial de Trelew, y que se convierta en un polo de atracción e inversión de nuevas tecnologías y empresas para generar trabajo, en la zona del Valle donde más hará falta.

Es verdad que los índices sanitarios nacionales y los de Chubut en particular son aceptables si comparamos con otros países y regiones, que llegaron al pico de casos en un verdadero desastre de contagios de coronavirus. Incluso, a pesar de que en Comodoro Rivadavia se podría llegar a 300 infectados en pocas semanas más. Pero el costo ha sido el de una verdadera ruina para la economía.

Ni Sastre ni Maderna parecerían tener demasiadas ganas ahora de hablar de peronismo. Pero deberán hacerlo más temprano que tarde, porque el vehículo electoral oficialista podría estar muy complicado el año que viene, a causa de la crisis económica que va a afectar al país (las consultoras ya hablan de quince puntos de caída de la economía), y a la provincia en particular.

En el medio, un detalle no pasó desapercibido. Alguien mandó a Ricardo Mutio, presidente del PJ, a decir que estaba «hablando» con Maderna y Sastre. Lo desconocieron totalmente. Todos. Pero esa operación tuvo un «padre» de la criatura.


Las inclusiones de Maderna y Sastre serán el motivo, o la excusa para mantener las diferencias. Pero la pelea es por el poder. Como corresponde en el peronismo, justamente ahora que son el partido del presidente y la vicepresidenta.

El presidente de Petrominera...


...Javier Touriñán podría estar deshojando la margarita, para ver si ocupa o no el puesto de Secretario General de la Gobernación que le propuso el gobernador Mariano Arcioni, en reemplazo de Andrés Meiszner. El sitial en el gabinete equivale al de un «jefe» de los ministros.


«Ministro con muñeca política se necesita» decía el aviso, y ahí fue Arcioni por Touriñán, un histórico del peronismo comodorense.

El asunto es que el «convocado» no dijo que sí, un que no. Quienes han conversado con él dijeron que está más cerca de aceptar la propuesta del gobernador, quien le habría dado plazo hasta mañana martes. 

En tanto, Touriñán ya habría dejado trascender a sus amigos de la política que tiene ganas de aceptar, que le resultaría desafiante... pero que en caso de no hacerlo, no le quedaría más que irse también de Petrominera. Esto último no sería un problema para Arcioni. Sobran buenos candidatos para la petrolera estatal. No así para una suerte de «coordinador de gabinete», aunque se llame «secretario».

En el gobierno había cierta satisfacción...


...por el ambiente que se encontraron con los prestadores turísticos de la provincia, que está realmente en la lona y comiéndose ahorros, capital, y endeudándose para subsistir en medio de la pandemia. El turismo es una de las actividades prohibidas a nivel nacional y nada hace pensar que ello cambiará el próximo fin de semana, cuando el gobierno de Alberto Fernández decida cómo seguir la cuarentena.

La «declaración de emergencia» vendrá con un fondeo del sector, pero que comenzaría a aplicar después de la pandemia. «Les hicimos saber que deben entender que no podemos dar exenciones impositivas... necesitamos seguir recaudando incluso para poder asistirlos», dicen en el gobierno. 


El sector pulsea por una ley nacional, y tuvieron un primer revés en comisiones de diputados de la Nación la semana pasada. Aunque los proyectos en disputa -uno de ellos del radicalismo sí declara la emergencia- aún deben pasar por otras comisiones, y los tiempos de la política no son los de las empresas que necesitan subsistir ya mismo.

Hay bastante diferencia entre lo que el sector les pide a los gobiernos nacionales y provinciales, y lo que las administraciones de un país en crisis pueden ofrecer. No obstante, en el gobierno provincial idearon unos ejes para «la asistencia y la recuperación».

Armarían un «Comité de Asistencia y Recuperación del Sector Turístico del Chubut» coordinado por el Ministerio de Turismo y Areas Protegidas, integrado por distintas reparticiones e instituciones del sector público provincial y representantes de la Cámara Argentina de Turismo del Chubut. La idea es que presentan en dos semanas un plan a Arcioni, de asistencia. Ese plan «ordenador» debe contener el paquete de medidas económicas, impositivas, tributarias, laborales y todas las que deban gestionarse ante Nación, o implementarse en la provincia. Eso es para la asistencia. Y luego deberá venir un plan de «recuperación».

Hay muchas ideas en danza...


...como subsidios, planes de pagos, eliminación o postergación de impuestos, reducción de tasas bancarias, fondos especiales. Todo es posible. Pero lo que sea que se haga debe hacerse rápido, porque las empresas y los trabajadores, y sus proveedores, no pueden esperar más. El turismo es un sector que ya lleva cien días sin trabajar. Ahora que proponen arrancar con un comité para analizar la asistencia y la recuperación, deben trabajar contrarreloj.

Cuando trabaja el turismo, no es que sólo van a facturar alojamientos, restaurantes, hotelería. Trabajan todos: mantenimiento, panaderías, lavanderías, jardineros, electricistas, albañiles. Más todo el personal de cada emprendimiento turístico. Es mucha gente, que hoy está al borde de la desesperación. En una actividad que para varias ciudades de Chubut es la principal fuente de ingresos.

La foto de la semana

Las contracaras de nuestra vida social y política. Chubut fue noticia nacional en la semana que pasó, por dos hechos. Ambos aparecen retratados aquí. En una de las imágenes, aparece Lucila Roth, prestadora turística local. Participó de una reunión vía Zoom con la Cámara de Diputados de la Nación, Comisión de Turismo. Se quebró en llanto al pedir por favor por el socorro de nuestra industria turística. En la otra foto, el allanamiento a las oficinas que ocupaba la ex ministra Cecilia Torres Otarola. Ella también fue noticia nacional, pero por el caso «Ñoquis calientes». La gente de trabajo, y las sospechas de corrupción. Ambas componen nuestra sección de Foto de la Semana.

Dudas y conflicto a la vista, por la vuelta a las escuelas

Mientras las escuelas de gestión privada en Chubut barajan agosto como el mes de retorno a clases presenciales, en el ámbito público siguen pensando que septiembre sería lo más conveniente para que los chicos vuelvan a las aulas, sobre todo por la cuestión climática.

Pero la pandemia de coronavirus y su consecuente cuarentena, colocaron bajo una pátina el hecho de que los conflictos gremiales no disminuyeron en Chubut: Sólo tuvieron cierto impasse acompañando el aislamiento social obligatorio.


Es por eso que vuelve a ponerse en duda que los docentes del ámbito público en Chubut estén dispuestos a regresar al dictado de clases en tiempos de readaptación. El escalonamiento salarial se ha profundizado.

La ministra Florencia Perata ha tenido que atravesar un ciclo lectivo marcado por la virtualidad, que tampoco tuvo una continuidad homogénea. A los problemas de conectividad en algunos puntos de Chubut, se suma el reclamo docente que interrumpió el contacto a través de las plataformas. A todo ello se suma lo prolongado de una cuarentena que sigue mostrando diversas consecuencias; en este caso, varios fueron los alumnos por ejemplo del nivel secundario que abandonaron y no volvieron a conectarse con el colegio, sus docentes e incluso con sus compañeros. Es difícil desde el Ministerio de Educación establecer estadísticas claras en este contexto, pero la deserción escolar se acentuó en las actuales características educativas.

A todo esto, el regreso a las aulas deberá ser paulatino y con medidas concretas de prevención que ya acordaron las autoridades educativas y sanitarias de la Nación con los representantes provinciales. Aunque algunas cuestiones parecen impracticables, incluso cuando parecen pensadas para una escuela ideal de 20 alumnos en cada grado, cuando es sabido que en algunos casos se amontonan hasta 40 chicos en un aula. Las tandas para clases presenciales deberán ser al menos tres, mientras el resto continuará a través de la conexión virtual. Y después está la cuestión edilicia, que no debería sorprender a nadie en Chubut porque ya el año pasado hubo varios establecimientos que no pudieron dictar clases por problemas de calefacción, con los techos, con las paredes, en fin, con sus construcciones y falta de mantenimiento.

¿Pudo haber mejorado esa situación desde marzo a la fecha? Es probable que en algunos casos sí. Pero pensemos que el ministro de Infraestructura, Gustavo Aguilera, no ha tenido participación en las habituales conferencias de prensa del Comité de Emergencia durante la cuarentena. Debe interpretarse que no tendría nada que comunicar. Aunque claro, si de algo habrían servido estos casi cuatro meses sin actividad en las escuelas, sería para ponerlas en condiciones. Aunque la dura situación económica y financiera no lo permitiría.

¿Podrá Aguilera convencer a Fabián Puratich, de que las escuelas estarán listas para la reapertura? Y la ministra Perata ¿acordará el regreso a las aulas de los docentes? Las respuestas deberían haber estado definidas hace ya algún tiempo para poner fin a tantas interrupciones a la educación de nuestros chicos.

Pasame una de «Los locos Addams»

El programador de las funciones de autocine en Rawson es un genio de las ironías, y merece ser destacado.
Como se sabe, el edificio de la Legislatura Provincial hizo de «pantalla gigante», con su formato cóncavo, para la proyección de películas en el formato «autocine». Como se sabe, uno de los films proyectados fue una de la saga de la Familia Addams, esos locos adorables de décadas atrás, adoradores de los monstruos.
Nunca tan propicio. En la Casa de las Leyes existen desde «Dedos», hasta «Tío Cosas», «Morticia», y el «Tío Lucas».

... Se dice que

...en Trelew hay bronca en cierta militancia peronista. Gente que quedó complicada por la pandemia y que no estarían recibiendo en la comuna la ayuda que habrían esperado. 

...es por eso que entre dirigentes que tienen trabajo, han hecho una «vaquita» para «bancar a algunos de los compañeros».

...esta «diferencia» debe anotarse, como en las series de Netflix, en la larga enemistad entre el grupo político que conduce la Municipalidad con Adrián Maderna al frente, y el Frente Peronista que postuló a Florencia Papaiani a la intendencia de la ciudad en las elecciones del año pasado.

...hay gente original para la maldad. Empezaron a aparecer calcos hirientes en la «trompa» de algunos vehículos que circulan por la zona, con leyendas «al revés» para que se lean por el espejito. En el gobierno se enojaron y andan haciendo averiguaciones.

...el conflicto del SOMU en Puerto Madryn mantiene cierta tensión entre los jefes políticos del Golfo, Ricardo y Gustavo Sastre, y Fontana 50. El intendente de Madryn dio apoyo a los trabajadores en conflicto. En el gobierno piensan que se están comiendo este problema «de arriba». Lo comisionaron de nuevo al secretario de pesca Adrián Awstin, para ver si puede mediar en la discusión entre las cámaras empresarias y el SOMU.

...igual las cosas entre Awstin y el SOMU no están de lo mejor. Le reclamaron por el amarre del «Santorini», un buque cuya tripulación completa dio positivo de Covid 19 semanas atrás.

...hablando de coronavirus, la preocupación en Comodoro Rivadavia es extrema. Cuentan que ya hay un 85% de camas ocupadas de cuidados intensivos sumando el sector público y el privado, y ello sin pacientes de coronavirus.

...la ciudad cabecera del sur ya tiene unos 150 casos registrados pero casi un centenar activos. Parece que el gobernador Arcioni intentará llevar esta semana a la Secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, la funcionaria que aparece en casi todos los partes diarios televisados del gobierno nacional.

...hay bronca en el sector turístico de Trelew con la diputada nacional Estela Hernández.

...ello es porque la legisladora -en comisión- no votó la declaración de emergencia para la actividad, proyecto que fue elaborado por el diputado radical chubutense Gustavo Menna, presentado junto al presidente del partido también diputado nacional Alfredo Cornejo. La legisladora votó un proyecto del oficialismo que no declara la emergencia. Parece que los empresarios locales le dijeron de todo. Arden grupos de WhatsApp y redes sociales. Es entendible. Fue dos veces concejal, diputada provincial, actualmente legisladora nacional, y ahora le dio la espalda al proyecto que pedían los prestadores turísticos, incluso los locales.


 

 

Conectar
Crear cuenta