MENÚ
Cargando...

Perú vota mañana para restablecer el Congreso disuelto hace 4 meses

Casi 25 millones de peruanos están habiltiados para participar mañana de las elecciones extraordinarias para zanjar la crisis política con la renovación del Congreso, disuelto hace cuatro meses por el presidente Martín Vizcarra ante la permanente obstrucción de la oposición que lideraba el fujimorismo.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Casi 25 millones de peruanos están habiltiados para participar mañana de las elecciones extraordinarias para zanjar la crisis política con la renovación del Congreso, disuelto hace cuatro meses por el presidente Martín Vizcarra ante la permanente obstrucción de la oposición que lideraba el fujimorismo.

Según los sondeos, más de la mitad de los electores no tiene decidido su voto, producto del desencanto general con la clase política que llevó a más del 80 % de los peruanos a avalar la decisión constitucional de Vizcarra de prescindir del Congreso.

En este contexto, el abstencionismo y los votos nulos es estima en una franja del 30 al 35%, con lo que el pronóstico de estas elecciones resulta muy incierto para un Congreso que tendrá la misión de estabilizar el país, normalizar las relaciones con el Ejecutivo y combatir la corrupción, que es el principal deseo de la población.

Los comicios, según los sondeos, pueden dar como resultado un hemiciclo con mayoría de centroderecha deslindado del fujimorismo, lo que sería el escenario ideal para Vizcarra de cara a su último año y medio de mandato.

El hecho de que el oficialismo no presente candidatos en estos comicios pero el presidente espera que la nueva composición del Congreso concuerde con sus ideas y esté comprometida con las reformas anticorrupción sin las reticencias constantes que le presentaba el fujimorismo.

De no ser así, la crisis no encontraría la salida que se busca.

Bajo ese perfil puede incrementar su presencia en el parlamento Acción Popular, del ex presidente Fernando Belaunde Terry, que hasta ahora solo tenía cinco congresistas. Y puede irrumpir en el hemiciclo el Partido Morado, creado recientemente por Julio Guzmán, una de las caras nuevas de la política peruana.

En esta línea, puede darse un voto de castigo al partido fujimorista Fuerza Popular, el más votado en 2016, pero cuyo capital social dilapidó al frenar las medidas anticorrupción del Gobierno y revelarse donaciones irregulares de grandes empresas que llevaron a su líder Keiko Fujimori a prisión preventiva por presunto lavado de dinero.

En cualquier caso la formación que se referencia en el ex presidente Alberto Fujimori no corre riesgo de desaparecer del Congreso e incluso el prorrateo de los votos blancos y nulos pueden darle mayor representatividad, como en 2016, cuando obtuvo el 39 % de los votos pero acaparó el 56 % del hemiciclo, con 73 de sus 130 escaños.

En cambio el Partido Aprista Peruano (PAP), del expresidente Alan García, que en el último Congreso fue el principal aliado del fujimorismo, puede quedarse sin representación si no supera el 5 % de los votos, un requisito que superó con susto en 2016.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Perú vota mañana para restablecer el Congreso disuelto hace 4 meses

Casi 25 millones de peruanos están habiltiados para participar mañana de las elecciones extraordinarias para zanjar la crisis política con la renovación del Congreso, disuelto hace cuatro meses por el presidente Martín Vizcarra ante la permanente obstrucción de la oposición que lideraba el fujimorismo.

Casi 25 millones de peruanos están habiltiados para participar mañana de las elecciones extraordinarias para zanjar la crisis política con la renovación del Congreso, disuelto hace cuatro meses por el presidente Martín Vizcarra ante la permanente obstrucción de la oposición que lideraba el fujimorismo.

Según los sondeos, más de la mitad de los electores no tiene decidido su voto, producto del desencanto general con la clase política que llevó a más del 80 % de los peruanos a avalar la decisión constitucional de Vizcarra de prescindir del Congreso.

En este contexto, el abstencionismo y los votos nulos es estima en una franja del 30 al 35%, con lo que el pronóstico de estas elecciones resulta muy incierto para un Congreso que tendrá la misión de estabilizar el país, normalizar las relaciones con el Ejecutivo y combatir la corrupción, que es el principal deseo de la población.

Los comicios, según los sondeos, pueden dar como resultado un hemiciclo con mayoría de centroderecha deslindado del fujimorismo, lo que sería el escenario ideal para Vizcarra de cara a su último año y medio de mandato.

El hecho de que el oficialismo no presente candidatos en estos comicios pero el presidente espera que la nueva composición del Congreso concuerde con sus ideas y esté comprometida con las reformas anticorrupción sin las reticencias constantes que le presentaba el fujimorismo.

De no ser así, la crisis no encontraría la salida que se busca.

Bajo ese perfil puede incrementar su presencia en el parlamento Acción Popular, del ex presidente Fernando Belaunde Terry, que hasta ahora solo tenía cinco congresistas. Y puede irrumpir en el hemiciclo el Partido Morado, creado recientemente por Julio Guzmán, una de las caras nuevas de la política peruana.

En esta línea, puede darse un voto de castigo al partido fujimorista Fuerza Popular, el más votado en 2016, pero cuyo capital social dilapidó al frenar las medidas anticorrupción del Gobierno y revelarse donaciones irregulares de grandes empresas que llevaron a su líder Keiko Fujimori a prisión preventiva por presunto lavado de dinero.

En cualquier caso la formación que se referencia en el ex presidente Alberto Fujimori no corre riesgo de desaparecer del Congreso e incluso el prorrateo de los votos blancos y nulos pueden darle mayor representatividad, como en 2016, cuando obtuvo el 39 % de los votos pero acaparó el 56 % del hemiciclo, con 73 de sus 130 escaños.

En cambio el Partido Aprista Peruano (PAP), del expresidente Alan García, que en el último Congreso fue el principal aliado del fujimorismo, puede quedarse sin representación si no supera el 5 % de los votos, un requisito que superó con susto en 2016.

Conectar
Crear cuenta