MENÚ
Cargando...

Allanaron dos talleres clandestinos y decomisaron más de 200 piezas de motos de dudosa procedencia

La Policía secuestró ayer más de 200 piezas en partes de motores y carrocerías de motocicletas, al allanar dos viviendas en el barrio Inta de Trelew en las que -según las autoridades- funcionaban talleres clandestinos en los que se desarmaban o ensamblaban ese tipo de vehículos.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Las sospechas de los investigadores son que los lugares pudieron haber servido para reducir rodados sustraídos o para cambiarles la apariencia a los fines de que fuese difícil poder ubicarlos. 

En los procedimientos -que estuvieron a cargo de personal de la subcomisaría de Inta a cargo del comisario Ibarra- se incautó también el motor de una motocicleta Motomel que «tenía pedido de secuestro activo» por un robo ocurrido en 2018, según se conoció.

La autorización para los allanamientos la dio el juez Penal de turno pero los procedimiento se originaron -de acuerdo a lo que explicaron las autoridades intervinientes- por denuncias que vecinos del lugar habrían realizado por infracciones a ordenanzas municipales que obligan a que esos lugares deban contar con una habilitación comercial que no tenían. 

Para la Policía con los operativos de la víspera se logró desbaratar «pequeños talleres ilegales» que servían para desarmar o ensamblar motocicletas, quizás mal habidas. 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Allanaron dos talleres clandestinos y decomisaron más de 200 piezas de motos de dudosa procedencia

La Policía secuestró ayer más de 200 piezas en partes de motores y carrocerías de motocicletas, al allanar dos viviendas en el barrio Inta de Trelew en las que -según las autoridades- funcionaban talleres clandestinos en los que se desarmaban o ensamblaban ese tipo de vehículos.

Personal policial durante el allanamiento en el galpón donde funcionaba un taller no habilitado.

Las sospechas de los investigadores son que los lugares pudieron haber servido para reducir rodados sustraídos o para cambiarles la apariencia a los fines de que fuese difícil poder ubicarlos. 

En los procedimientos -que estuvieron a cargo de personal de la subcomisaría de Inta a cargo del comisario Ibarra- se incautó también el motor de una motocicleta Motomel que «tenía pedido de secuestro activo» por un robo ocurrido en 2018, según se conoció.

La autorización para los allanamientos la dio el juez Penal de turno pero los procedimiento se originaron -de acuerdo a lo que explicaron las autoridades intervinientes- por denuncias que vecinos del lugar habrían realizado por infracciones a ordenanzas municipales que obligan a que esos lugares deban contar con una habilitación comercial que no tenían. 

Para la Policía con los operativos de la víspera se logró desbaratar «pequeños talleres ilegales» que servían para desarmar o ensamblar motocicletas, quizás mal habidas. 

 

Conectar
Crear cuenta