elchubut.com.ar
De la mano de Menna la UCR recupera protagonismo
MENÚ
Cargando...

De la mano de Menna la UCR recupera protagonismo

Conforme a lo que se preveía, el radicalismo del Chubut parece estar despertándose del letargo en el que se mantenía sumido desde hace largos años, como consecuencia -sin duda alguna- de la muerte de Atilio Oscar Viglione y de José María Sáez, sobre cuyas espaldas estuvo desde 1983 el peso de la responsabilidad de la reorganización provincial del partido yrigoyenista e instalarlo en cuatro oportunidades en el gobierno chubutense.

Rosendo Rodríguez Labat

A partir del 2003, por cuestiones de enfrentamientos internos motivados por intereses personales de dudosa legitimidad y en la insistencia de un discurso electoral de dura confrontación con el oficialismo, al que el pueblo le ratificaba el apoyo en cuanta oportunidad era convocado a las urnas, tuvo resultados contraproducentes y fue perdiendo credibilidad en el pueblo, llegándose al extremo de que ya no tenía representantes en el Congreso Nacional. Ahora, en las elecciones del domingo, ha renacido el optimismo en los radicales. La muy buena elección del 22, le ha devuelto parte del protagonismo que otrora tuvo en el escenario político provincial. Por lo menos, tendrá un representante en la Cámara de Diputados de la República. Y ese representante será el abogado de Comodoro Rivadavia, Gustavo Menna. Precisamente, justicia es reconocerlo, a él y a los jóvenes se debe el resurgimiento que hoy despierta esperanzas que hasta entonces parecían definitivamente perdidas. Seguramente no se dormirán en los laureles. La democracia chubutense necesita partidos fuertes. La UCR y el Partido Peronista, con las banderas modernizadas como últimamente lo proponía su fundador, deben reaparecer con renovados bríos. Sus historias los avalan.
 

Comentarios

De la mano de Menna la UCR recupera protagonismo

Conforme a lo que se preveía, el radicalismo del Chubut parece estar despertándose del letargo en el que se mantenía sumido desde hace largos años, como consecuencia -sin duda alguna- de la muerte de Atilio Oscar Viglione y de José María Sáez, sobre cuyas espaldas estuvo desde 1983 el peso de la responsabilidad de la reorganización provincial del partido yrigoyenista e instalarlo en cuatro oportunidades en el gobierno chubutense.

A partir del 2003, por cuestiones de enfrentamientos internos motivados por intereses personales de dudosa legitimidad y en la insistencia de un discurso electoral de dura confrontación con el oficialismo, al que el pueblo le ratificaba el apoyo en cuanta oportunidad era convocado a las urnas, tuvo resultados contraproducentes y fue perdiendo credibilidad en el pueblo, llegándose al extremo de que ya no tenía representantes en el Congreso Nacional. Ahora, en las elecciones del domingo, ha renacido el optimismo en los radicales. La muy buena elección del 22, le ha devuelto parte del protagonismo que otrora tuvo en el escenario político provincial. Por lo menos, tendrá un representante en la Cámara de Diputados de la República. Y ese representante será el abogado de Comodoro Rivadavia, Gustavo Menna. Precisamente, justicia es reconocerlo, a él y a los jóvenes se debe el resurgimiento que hoy despierta esperanzas que hasta entonces parecían definitivamente perdidas. Seguramente no se dormirán en los laureles. La democracia chubutense necesita partidos fuertes. La UCR y el Partido Peronista, con las banderas modernizadas como últimamente lo proponía su fundador, deben reaparecer con renovados bríos. Sus historias los avalan.
 

Conectar
Crear cuenta