elchubut.com.ar
Como en 2015, quieren instalar el miedo
MENÚ
Cargando...

Como en 2015, quieren instalar el miedo

En las elecciones nacionales del 2015, no les dio resultado. Fracasaron en el intento de instalar el miedo en la sociedad. Que se les venía la noche a los argentinos si triunfaba Mauricio Macri.

Rosendo Rodríguez Labat

Que, como pertenecía a una familia adinerada iba a gobernar para los ricos. Incluso, seguramente, para los ricos que de la noche a la mañana el kirchnerismo había creado como consecuencia de una corrupción jamás vista. Que las conquistas laborales y el asistencialismo social a las clases carenciadas, que le dieron inmortalidad a Perón y Evita, pasarían a ser un recuerdo. Que en el catálogo de «atrocidades» elaborado por el ex jefe de gobierno de la Capital Federal, también figuraba la entrega a manos privadas de importantes servicios públicos, y la explotación de los recursos naturales que en abundancia tiene el país. En síntesis, prácticamente el ingeniero oriundo de Tandil vendería la República al mejor postor.
Recuperada del nocaut que le produjo el pueblo al desalojarla de la Casa Rosada, la ex mandataria pasó al ataque y ése fue desde entonces y ahora, su discurso. Un discurso que disciplinadamente repiten quienes fueron sus más cercanos colaboradores, entre ellos políticos, sindicalistas y empresarios que ocuparon asientos especiales en ese festival de la corrupción que hasta el 2003 solamente se había visto en Santa Cruz. Como también se repite en vastos sectores de la sociedad, donde el fanatismo la ha convertido en una versión femenina del Gauchito Gil. No está claro si por sus análogas conductas éticas, aunque con adversos objetivos, o por considerarla también una perseguida por la Justicia.
Lo cierto es que de aquellas agorerías nada se ha cumplido. Y especialmente en lo que atañe al asistencialismo social, seguramente se habrán llevado una sorpresa, al comprobar que no solamente se han mantenido, sino que también se han ampliado y mejorado. En cuanto a la dureza de muchas medidas tomadas por el gobierno hay coincidencias, pero fueron necesarias para abandonar un pasado al que no se quiere volver. Y en ese contexto, es evidente que el pueblo asume el sacrificio. En las PASO quedó demostrado, y no sería una sorpresa que eso se repita el 22 del corriente mes, donde serán las urnas las que darán su veredicto.

Comentarios

Como en 2015, quieren instalar el miedo

En las elecciones nacionales del 2015, no les dio resultado. Fracasaron en el intento de instalar el miedo en la sociedad. Que se les venía la noche a los argentinos si triunfaba Mauricio Macri.

Que, como pertenecía a una familia adinerada iba a gobernar para los ricos. Incluso, seguramente, para los ricos que de la noche a la mañana el kirchnerismo había creado como consecuencia de una corrupción jamás vista. Que las conquistas laborales y el asistencialismo social a las clases carenciadas, que le dieron inmortalidad a Perón y Evita, pasarían a ser un recuerdo. Que en el catálogo de «atrocidades» elaborado por el ex jefe de gobierno de la Capital Federal, también figuraba la entrega a manos privadas de importantes servicios públicos, y la explotación de los recursos naturales que en abundancia tiene el país. En síntesis, prácticamente el ingeniero oriundo de Tandil vendería la República al mejor postor.
Recuperada del nocaut que le produjo el pueblo al desalojarla de la Casa Rosada, la ex mandataria pasó al ataque y ése fue desde entonces y ahora, su discurso. Un discurso que disciplinadamente repiten quienes fueron sus más cercanos colaboradores, entre ellos políticos, sindicalistas y empresarios que ocuparon asientos especiales en ese festival de la corrupción que hasta el 2003 solamente se había visto en Santa Cruz. Como también se repite en vastos sectores de la sociedad, donde el fanatismo la ha convertido en una versión femenina del Gauchito Gil. No está claro si por sus análogas conductas éticas, aunque con adversos objetivos, o por considerarla también una perseguida por la Justicia.
Lo cierto es que de aquellas agorerías nada se ha cumplido. Y especialmente en lo que atañe al asistencialismo social, seguramente se habrán llevado una sorpresa, al comprobar que no solamente se han mantenido, sino que también se han ampliado y mejorado. En cuanto a la dureza de muchas medidas tomadas por el gobierno hay coincidencias, pero fueron necesarias para abandonar un pasado al que no se quiere volver. Y en ese contexto, es evidente que el pueblo asume el sacrificio. En las PASO quedó demostrado, y no sería una sorpresa que eso se repita el 22 del corriente mes, donde serán las urnas las que darán su veredicto.

Conectar
Crear cuenta