elchubut.com.ar
Pareja muere carbonizada en Gaiman al incendiarse una casa
MENÚ
Cargando...

Pareja muere carbonizada en Gaiman al incendiarse una casa

Una joven pareja de Trelew murió ayer en Gaiman carbonizada en un modesto monoambiente. Perecieron mientras dormían y hallaron una horrible muerte en un inmueble que misteriosamente ya se ha quemado en otras ocasiones.

Por REDACCIÓN CHUBUT

En ese mismo lugar, hace casi 7 años, en julio de 2012, fallecieron también calcinados tres hermanitos de 1, 3 y 5 años a los que la madre los había dejado encerrados para irse a trabajar.
Los vecinos advierten que esa casa «está maldita» y ahora hasta una concejal del pueblo quiere destruirla por completo. Anoche, la Policía en una inspección ocular que hizo allí encontró entre las cosas quemadas unas fotografías y documentación que confirmaría que las víctimas eran de Trelew. Se trataría de una pareja de entre 30 y 43 años que hacía no mucho tiempo había ido a vivir a ese lugar. 
El incendio se desató momentos antes de las cuatro de la madrugada -por el momento por confusas circunstancias- en un domicilio de precarias condiciones situado en un sector periférico de Gaiman conocido como «Gaiman Nuevo». Allí, en donde termina el radio urbano del poblado valletano distante diez kilómetros al oeste de Trelew, y en donde del otro lado de una calle de tierra solo hay matorrales, arboles, terreno irregular y canales de riego. Ahí se produjo la tragedia.
Ese domicilio que no tenía ningún servicio, había sido abandonado por su propietaria luego de que se viera involucrada en un hecho de violencia de género y al parecer quienes encontraron la muerte de una horrible manera ayer, lo estaban ocupando de forma irregular.
Cuatro muchachos que pasaban por el frente de la casa cuando se estaba incendiando no pudieron hacer nada por salvarles la vida y se convirtieron en testigos de un espantoso suceso. Dos de ellos hablaron después con EL CHUBUT.

TESTIGOS DEL HORROR
«Eramos cuatro, pasamos caminando y vimos que se estaba incendiando; pensé que era la casa de un tío y nos acercamos hasta acá. La puerta del frente estaba cerrada por dentro, la quise abrir y se abrió solo hasta la mitad, intentamos apagar el incendio con baldes de agua, pero no nos quedó otra que esperar a los bomberos». Así contó la dramática experiencia que vivió, uno de los jóvenes que intentó sofocar el fuego que en ese momento era generalizado en el modesto monoambiente sin saber que adentro sus dos ocupantes estaban carbonizándose. 
El joven que al igual que sus compañeros no quiso que se revelara públicamente su identidad siguió contando. «El fuego era impresionante y si no venían los bomberos se iba a caer la casa. Nosotros no tuvimos forma de apagarlo», acotó. 
«¿Sentiste algún grito o algo que les haya llamado la atención?», se le consultó. «No, no. Gritamos todos y no se escuchó nada (como respuesta). Igual cuando llegamos ya estaba todo encendido. Nos quedó esperar, nada más», sostuvo. «¿Se enteraron después que había gente adentro?», se le consultó. «Cuando terminaron de apagar todo nos enteramos que había gente». 
«¿Vos también ayudaste?», se le preguntó a otro de los cuatro jóvenes. «Sí y no fue tanta la desesperación; o sea, veníamos caminando y sentimos el olor a quemado y al momento de llegar a la casa vimos que estaba totalmente incendiada. Miramos por un ventiluz del baño, que todavía no estaba prendido fuego, y mientras observábamos hacia adentro no veíamos más que llamas», indicó. «Desde una ventana trasera también vimos hacia adentro y tampoco se veía nada. Al momento en que mi amigo pateó la puerta gritó, pero nadie respondió. La puerta estaba trabada por una cadena, se veían sillas y otros elementos (que se estaban quemando) miramos si se veía algún cuerpo, pero nada», insistió.

«NO SABIAMOS QUE HABIA GENTE ADENTRO»
«Al momento de llegar habíamos observado elementos que se usan en la casa como un escobillón. Ollas», siguió contando. «Nos alumbrábamos con una linterna porque todavía estaba de noche; eran cerca de las cuatro de la madrugada y veíamos que en el terreno había cosas de un nene; una mamadera, juguetes, así que, como que nos quedamos un poco helados por el hecho que la puerta estaba trabada y se estaba incendiando todo, pensé a que la vivienda no tenía gas..., (silencio)».
«¿Se confirmó si había alguna criatura?», se le consultó entonces. «No. Solo habría dos personas, dos cadáveres y se sabe que aquí vivía una familia», contestó. 
Se le preguntó si sabían quiénes vivían ahí, a lo que respondió: «No solemos andar por acá, y parece que estaba usurpada esta casa. Y la verdad es que es muy triste saber que nuevamente se prendió fuego porque no es la primera vez; se había quemado varias veces y la última fue cuando fallecieron tres nenitos carbonizados también», recordó.
«¿Aquí, en este mismo lugar?», se le consultó. «En este mismo lugar», reafirmó. «Y ha habido varios incendios en esta misma casa que es como ïla casa malditaï para nosotros, por el hecho de que otra vez se prendió fuego y otra vez hay muertes», aseguró. 

HIPOTESIS: UNA VELA
La Policía indaga si lo que ocasionó el incendio fue una vela que tomó contacto con la cama mientras las víctimas estaban entregadas al descanso. Esa es una de las hipótesis más fuertes que tienen los investigadores sobre cómo se pudo haber iniciado el siniestro fatal. En la otra, no descartan un crimen. 
Ayer, en las últimas horas de la tarde, realizaron una nueva inspección ocular en busca de elementos que los ayuden a -primero- clarificar qué ocurrió y en segundo lugar a identificar fehacientemente a los fallecidos. Se sabía que se trataba de una joven pareja, presuntamente oriunda de un barrio de Trelew, pero no se tenían certezas hasta que en medio de la diligencia las autoridades de la Comisaría local hallaron documentación que confirmaría fehacientemente esas sospechas. 
Si no se hubiera encontrado nada, el lunes con algunas personas que presumen que son familiares se iba a hacer un hisopado para levantarles muestras de sus ADN y confrontarlos con los de las víctimas, porque era la única manera que las autoridades tenían para saber las identidades de los fallecidos, dado que sus cuerpos estaban irreconocibles. 
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Pareja muere carbonizada en Gaiman al incendiarse una casa

Una joven pareja de Trelew murió ayer en Gaiman carbonizada en un modesto monoambiente. Perecieron mientras dormían y hallaron una horrible muerte en un inmueble que misteriosamente ya se ha quemado en otras ocasiones.

En ese mismo lugar, hace casi 7 años, en julio de 2012, fallecieron también calcinados tres hermanitos de 1, 3 y 5 años a los que la madre los había dejado encerrados para irse a trabajar.
Los vecinos advierten que esa casa «está maldita» y ahora hasta una concejal del pueblo quiere destruirla por completo. Anoche, la Policía en una inspección ocular que hizo allí encontró entre las cosas quemadas unas fotografías y documentación que confirmaría que las víctimas eran de Trelew. Se trataría de una pareja de entre 30 y 43 años que hacía no mucho tiempo había ido a vivir a ese lugar. 
El incendio se desató momentos antes de las cuatro de la madrugada -por el momento por confusas circunstancias- en un domicilio de precarias condiciones situado en un sector periférico de Gaiman conocido como «Gaiman Nuevo». Allí, en donde termina el radio urbano del poblado valletano distante diez kilómetros al oeste de Trelew, y en donde del otro lado de una calle de tierra solo hay matorrales, arboles, terreno irregular y canales de riego. Ahí se produjo la tragedia.
Ese domicilio que no tenía ningún servicio, había sido abandonado por su propietaria luego de que se viera involucrada en un hecho de violencia de género y al parecer quienes encontraron la muerte de una horrible manera ayer, lo estaban ocupando de forma irregular.
Cuatro muchachos que pasaban por el frente de la casa cuando se estaba incendiando no pudieron hacer nada por salvarles la vida y se convirtieron en testigos de un espantoso suceso. Dos de ellos hablaron después con EL CHUBUT.

TESTIGOS DEL HORROR
«Eramos cuatro, pasamos caminando y vimos que se estaba incendiando; pensé que era la casa de un tío y nos acercamos hasta acá. La puerta del frente estaba cerrada por dentro, la quise abrir y se abrió solo hasta la mitad, intentamos apagar el incendio con baldes de agua, pero no nos quedó otra que esperar a los bomberos». Así contó la dramática experiencia que vivió, uno de los jóvenes que intentó sofocar el fuego que en ese momento era generalizado en el modesto monoambiente sin saber que adentro sus dos ocupantes estaban carbonizándose. 
El joven que al igual que sus compañeros no quiso que se revelara públicamente su identidad siguió contando. «El fuego era impresionante y si no venían los bomberos se iba a caer la casa. Nosotros no tuvimos forma de apagarlo», acotó. 
«¿Sentiste algún grito o algo que les haya llamado la atención?», se le consultó. «No, no. Gritamos todos y no se escuchó nada (como respuesta). Igual cuando llegamos ya estaba todo encendido. Nos quedó esperar, nada más», sostuvo. «¿Se enteraron después que había gente adentro?», se le consultó. «Cuando terminaron de apagar todo nos enteramos que había gente». 
«¿Vos también ayudaste?», se le preguntó a otro de los cuatro jóvenes. «Sí y no fue tanta la desesperación; o sea, veníamos caminando y sentimos el olor a quemado y al momento de llegar a la casa vimos que estaba totalmente incendiada. Miramos por un ventiluz del baño, que todavía no estaba prendido fuego, y mientras observábamos hacia adentro no veíamos más que llamas», indicó. «Desde una ventana trasera también vimos hacia adentro y tampoco se veía nada. Al momento en que mi amigo pateó la puerta gritó, pero nadie respondió. La puerta estaba trabada por una cadena, se veían sillas y otros elementos (que se estaban quemando) miramos si se veía algún cuerpo, pero nada», insistió.

«NO SABIAMOS QUE HABIA GENTE ADENTRO»
«Al momento de llegar habíamos observado elementos que se usan en la casa como un escobillón. Ollas», siguió contando. «Nos alumbrábamos con una linterna porque todavía estaba de noche; eran cerca de las cuatro de la madrugada y veíamos que en el terreno había cosas de un nene; una mamadera, juguetes, así que, como que nos quedamos un poco helados por el hecho que la puerta estaba trabada y se estaba incendiando todo, pensé a que la vivienda no tenía gas..., (silencio)».
«¿Se confirmó si había alguna criatura?», se le consultó entonces. «No. Solo habría dos personas, dos cadáveres y se sabe que aquí vivía una familia», contestó. 
Se le preguntó si sabían quiénes vivían ahí, a lo que respondió: «No solemos andar por acá, y parece que estaba usurpada esta casa. Y la verdad es que es muy triste saber que nuevamente se prendió fuego porque no es la primera vez; se había quemado varias veces y la última fue cuando fallecieron tres nenitos carbonizados también», recordó.
«¿Aquí, en este mismo lugar?», se le consultó. «En este mismo lugar», reafirmó. «Y ha habido varios incendios en esta misma casa que es como ïla casa malditaï para nosotros, por el hecho de que otra vez se prendió fuego y otra vez hay muertes», aseguró. 

HIPOTESIS: UNA VELA
La Policía indaga si lo que ocasionó el incendio fue una vela que tomó contacto con la cama mientras las víctimas estaban entregadas al descanso. Esa es una de las hipótesis más fuertes que tienen los investigadores sobre cómo se pudo haber iniciado el siniestro fatal. En la otra, no descartan un crimen. 
Ayer, en las últimas horas de la tarde, realizaron una nueva inspección ocular en busca de elementos que los ayuden a -primero- clarificar qué ocurrió y en segundo lugar a identificar fehacientemente a los fallecidos. Se sabía que se trataba de una joven pareja, presuntamente oriunda de un barrio de Trelew, pero no se tenían certezas hasta que en medio de la diligencia las autoridades de la Comisaría local hallaron documentación que confirmaría fehacientemente esas sospechas. 
Si no se hubiera encontrado nada, el lunes con algunas personas que presumen que son familiares se iba a hacer un hisopado para levantarles muestras de sus ADN y confrontarlos con los de las víctimas, porque era la única manera que las autoridades tenían para saber las identidades de los fallecidos, dado que sus cuerpos estaban irreconocibles. 
 

Conectar
Crear cuenta